Banco de México, ¿Traería Sus Reservas de Oro al País?

Inteligenciafinancieraglobal / Guillermo Barba
DICIEMBRE 13, 2012


Banco de México, ¿Traería Sus Reservas de Oro al País?

El martes pasado, este periodista entregó al Banco de México (Banxico), un oficio dirigido a Agustín Carstens, en su calidad de gobernador de ese Instituto Central y miembro de la Comisión de Cambios. 

El propósito del escrito fue solo uno: solicitar que en la próxima reunión de esa Comisión, se discuta y analice la conveniencia de establecer una nueva directriz, que señale que el oro adquirido con el propósito de ser integrado a las Reservas internacionales, deba ser trasladado siempre, en su totalidad o en la proporción que se determine, al país.

Cabe recordar que de acuerdo a la Constitución mexicana y a la propia Ley del Banco de México (LBM), éste será el responsable de regular los cambios y de contar con una reserva de activos internacionales, para coadyuvar a la estabilidad del poder adquisitivo de la moneda nacional, su objetivo prioritario.

Dentro de los activos de reserva se encuentran, según la Fracción I del Artículo 19 de la citada Ley: “Las divisas y el oro, propiedad del Banco Central, que se hallan libres de todo gravamen y cuya disponibilidad no esté sujeta a restricción alguna” (énfasis agregado).

La razón por la cual se incluye al oro como reserva, es porque ese metal es dinero, que a diferencia de las demás divisas no tiene riesgo de contraparte (cuando se tiene la posesión física), ni puede ser creada o impresa de la nada, a voluntad, para “estimular” la economía.

Justo por eso también, a partir de 2009, los bancos centrales se han convertido en compradores netos de oro, como protección y refugio contra el ´tsunami´ de billetes que, desde Estados Unidos, Inglaterra y Japón, por ejemplo, está inundando el planeta con “flexibilizaciones cuantitativas” (Quantitative Easing, en inglés) y devaluando el resto de sus reservas.

El gran detalle que no podemos soslayar es que, salvo Venezuela y otras excepciones, todos los demás países –México incluido, tienen la absoluta mayoría de sus reservas en “oro papel”. Es decir, cuentan con un documento que afirma que son dueños de él, pero sin demandar la entrega física de sus lingotes.

Esto los expone de hecho a un riesgo de incumplimiento. Lo mismo aplica para sus compras más recientes.

Ello significa que tienen la propiedad de un metal que, en el mejor de los casos, se encuentra a miles de kilómetros de distancia, en grandes centros financieros como Nueva York o Londres y supuestamente en bóvedas de un tercero, al que por cierto, no se le audita. Se confía pues en un sistema fraccionario, que en los hechos, permite vender más oro del que es posible entregar. Algo así como creer que los lobos, saben cuidar bien de las ovejas.

En esta columna documentamos recientemente, cómo Banxico tiene más del 94% de su oro en Londres, 1% en Estados Unidos y menos del 5%, en México.

De ahí que, en ejercicio del derecho constitucional de petición, se haya solicitado a través de Agustín Carstens, que en el seno de la Comisión de Cambios –órgano encargado de dictar las directrices respecto del manejo y la valuación de la reserva de activos internacionales, se discuta algo trascendental para la estabilidad financiera nacional: traer cuando menos en parte, nuestro oro.

Ahora bien, es oportuno aclarar que esa Comisión, está integrada por seis miembros: el Secretario y el Subsecretario de Hacienda y Crédito Público, otro subsecretario de la misma dependencia que designe el Titular, el Gobernador del Banxico y dos integrantes más de su Junta de Gobierno, designados por Carstens. Quien preside es el Secretario de Hacienda, en este caso, Luis Videgaray.

En otras palabras, la decisión no dependerá de una solo persona sino que es colegiada, lo que le daría aún más trascendencia y legitimidad.

De discutirse y aprobarse la directriz propuesta, México estaría dando un paso más en sentido correcto: traería el oro anteponiendo el interés de sus ciudadanos, al de extranjeros.

Esperemos que la solicitud sea tomada con toda la seriedad que amerita, y que no se busque darle la vuelta con argucias de ningún tipo. El tema está en la mesa y ahora es público. De cualquier modo, en caso de negativa, la sola justificación que exponga el Banxico daría mucho de qué hablar.

Con toda oportunidad, aquí estaremos informando el sentido del fallo que se emita.

Dr. Carstens, el “balón” está en su cancha.

Análisis de expertos semanalmente

y reporte especial gratis

Evitar 6 estafas de oro y plata

Suscríbase Ahora


Fuente original


La información, opiniones y datos financieros presentados aquí son para propósitos educacionales únicamente. No son ningún tipo de consejos financieros. No se garantiza la precisión de la información presentada aquí. Día a día se presentan diferentes situaciones. Cada inversionista debe hacer su propia investigación para definir qué es lo mejor para ellos.
Usted debe asumir la responsabilidad y riesgos por todas las decisiones que usted tome, basándose en ésta información.OroPlata.com no da ningún tipo de garantías, explícitas ó implícitas, sobre la precisión de la información ó los resultados obtenidos usando ésta información. Aquéllos que tomen decisiones de inversión basándose en la información presentada, deberán hacerlo sabiendo que pueden experimentar pérdidas importantes. En ninguno de estos casos OroPlata será responsable, directo ó indirecto, de los daños que resulten por el uso de esta información.