OroPlata.com tendrá soporte telefónico limitado el lunes 1 de septiembre del 2014 debido al Día del Trabajo.
Los pedidos aún pueden ser realizados las 24 horas al día los siete días de la semana.
Todas las ordenes serán confirmadas a partir del martes 2 de septiembre a las 6 de la mañana horario del Pacífico.

QE 4ever - Señales De Una Nueva Crisis Financiera Mundial

Guillermo Barba / OroPlata.com
DICIEMBRE 12, 2012


QE 4ever - Señales De Una Nueva Crisis Financiera Mundial

Ayer 12 de diciembre se anunció, como se esperaba, una nueva expansión de las rondas de “flexibilización cuantitativa” (QE, en inglés) por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed). Esta ampliación consistirá en compras de “Treasuries” (bonos del Tesoro) de largo plazo por un monto mensual de 45 mil millones de dólares.

Estas adquisiciones se suman a los 40 mil millones en activos respaldados por hipotecas (MBS), del llamado QE3 lanzado en septiembre. Ello significa que ahora, la expansión monetaria será por un total de 85 mil millones de dólares: creación pura y llana de divisas, imprimir billetes.

No por nada bien podríamos llamar a esta fase QE4Ever (flexibilización cuantitativa para siempre).

La novedad en el comunicado de la Fed, es que por primera vez se vincula la manutención de esta medida de “estímulo” monetario y de su tasa de interés objetivo, que está entre 0 y 0.25%, a metas específicas, esto es, mientras el desempleo permanezca por arriba del 6.5%, y la expectativa de inflación no rebase el 2.5% proyectado entre uno y dos años.

¿Por qué la Fed eligió esa tasa de desempleo? Tal vez porque ese era el nivel de desempleo justo en octubre de 2008, mes siguiente al de la quiebra de la firma financiera Lehman Brothers, que dio inicio formal a la gran crisis mundial en septiembre.

Ahora, si la perspectiva del mercado laboral no mejora de forma sustancial, el Comité de Mercado Abierto de la Fed continuaría sus adquisiciones de Treasuries y MBS de forma indefinida, incluso, con posibilidad real de ampliarlas de manera importante.

El punto central para los mercados bursátiles, de entrada, es que todo esto nos lleva a una trampa. Veamos. En el futuro, cualquier dato positivo en el empleo podría ser juzgado como malo, pues en teoría se volvería menos necesaria la inyección de estímulo, que a su vez, incentivaría a los índices a ir a la baja. Para nadie es un secreto que existe una correlación directa entre la inyección monetaria y el alza de las bolsas.

Sin embargo, debemos tener claro que si Ben Bernanke, presidente de la Fed, no está dispuesto a tolerar alto desempleo, menos lo está para permitir que los mercados se vayan al suelo. Un callejón sin salida que nos permite concluir lo que ya sabíamos: para que la “fiesta” y la fantasía de la recuperación continúe, es indispensable la droga maravillosa de la creación de divisa con la que todos están más contentos.

Debemos recordar que, para bajar la tasa de desempleo estadounidense de su pico de 10% en octubre de 2009, al 7.7% de noviembre de 2012, fue necesario que la Fed agregara a la fecha, casi 1.8 billones de dólares a su base monetaria, que hoy, ronda los 2.7 billones de dólares (ver gráfica). Un alto precio. Al ritmo anunciado, dentro de un año el punto final del gráfico estará alrededor de los 3.7 billones, o más allá.

Lo malo es que esto funciona y funciona, hasta que deja de funcionar. No es posible perpetuar la falsa creación de riqueza, pues las rondas QE son solo los alfileres que mantendrán en pie a la maltrecha economía, hasta que tenga que caer por su propio peso.

¿Qué se hará llegado ese punto? ¿Que la Fed triplique de nuevo su hoja de balance y el gobierno de Obama haga lo propio con el déficit y la deuda? Parece que esa “solución” solo puede caber en mentes como la de Paul Krugman, para quien nunca el agujero en que se está, es lo suficientemente profundo.

Como es obvio, nada de eso se puede hacer sin pagar las consecuencias. Por tanto, entre más lejos vayamos en este turbulento mar, más nos acercamos al día en que la crisis alcance al mercado de bonos estadounidenses, y entonces, exploten al alza las tasas de interés. Su burbuja, habrá reventado.

Quizá al acercarse ese punto crítico, sea cuando presenciemos la huida masiva de capitales hacia el refugio del oro y la plata, cuyos mercados alcistas (bull markets), como suele ocurrir, tendrán que terminar también en fase de euforia.

Por cierto, no podemos pasar por alto que, en el corto plazo, se vislumbran riesgos potenciales para los metales preciosos, en especial para el oro, que podrían traer nuevas oportunidades de compra.

Tampoco que los detractores del metal precioso (que incluye a los poderosos grupos con grandes posiciones “cortas”), no han dejado de celebrar cada una de  las recientes correcciones que ha observado, ni la propaganda que abunda en artículos y notas que cuestionan su calidad de refugio seguro.

De hecho, llama la atención asimismo, que a diferencia del día en que se anunció el QE3, cuando el oro y la plata terminaron fuerte al alza, este miércoles no fue así. Es más, por la noche se observó una sospechosa baja muy marcada que se puede apreciar en la siguiente imagen:

Todas estas señales, solo pueden hacernos pensar que, en el corto plazo, tal vez podríamos ver una corrección algo mayor, tras la cual, por los sólidos fundamentos que hemos comentado en este artículo, podemos apostar que la fuerte resistencia observada alrededor de los 1,800 dólares la onza, será rebasada.

El nerviosismo de la Fed, los temores por el “Precipicio fiscal” en Estados Unidos y las tensiones en Europa, abonan todas a las señales que se han acumulado para indicar que, a la vista, estaríamos a las puertas de una nueva crisis financiera mundial. El detonante, es lo de menos. Lo que importa, en todo caso, es estar preparados.

Fuente Original

Análisis de expertos semanalmente

y reporte especial gratis

Evitar 6 estafas de oro y plata

Suscríbase Ahora



La información, opiniones y datos financieros presentados aquí son para propósitos educacionales únicamente. No son ningún tipo de consejos financieros. No se garantiza la precisión de la información presentada aquí. Día a día se presentan diferentes situaciones. Cada inversionista debe hacer su propia investigación para definir qué es lo mejor para ellos.
Usted debe asumir la responsabilidad y riesgos por todas las decisiones que usted tome, basándose en ésta información.OroPlata.com no da ningún tipo de garantías, explícitas ó implícitas, sobre la precisión de la información ó los resultados obtenidos usando ésta información. Aquéllos que tomen decisiones de inversión basándose en la información presentada, deberán hacerlo sabiendo que pueden experimentar pérdidas importantes. En ninguno de estos casos OroPlata será responsable, directo ó indirecto, de los daños que resulten por el uso de esta información.