OroPlata.com tendrá horas limitadas de comercio el viernes 18 de abril del 2014, debido al cierre temprano de los mercados.
Los pedidos aún pueden ser realizados las 24 horas al día los siete días de la semana.
Todas las ordenes serán confirmadas a partir del lunes 21 de abril 2014 a las 6 de la mañana horario del Pacífico.

Acuerdo Sobre "Precipicio Fiscal" Impulsará al Oro y a la Plata

Guillermo Barba / OroPlata.com
NOVIEMBRE 28, 2012


Acuerdo Sobre \

El día de las elecciones en Estados Unidos, un indicador adelantó mucho mejor los resultados de lo que pudo hacerlo cualquier encuesta: la cotización del oro y la plata. Y es que tanto el oro como la plata, tuvieron subidas muy importantes que transmitían, para el que lo quiso ver, señales inequívocas de que Obama sería el gran ganador.

Los conteos conocidos aquella noche lo confirmaron: el presidente fue reelegido por cuatro años más y ganó de forma apabullante. ¿Cómo es que lo sabían los metales precisos? La respuesta no es difícil.

Aquí siempre se manejó, a contracorriente de lo expuesto en los principales medios de comunicación, que Obama ganaría por amplia ventaja. Los datos serios que rara vez se dieron a conocer de forma masiva, demostraban que en el Colegio Electoral mantenía una delantera irreversible: jamás fue “too close to call” (demasiado cerrada para “cantar”).

La supuesta “competencia cerrada” con Romney, no fue más que una ilusión que nunca engañó a los inversionistas, que de antemano saben también que el viejo cuento de campaña, respecto a que su segundo período de gobierno será mejor, es otra mentira. No por nada al día siguiente, los índices accionarios se desplomaron.

Esto es así, pues Obama garantiza la continuación de dos políticas desastrosas, que han probado su ineficacia una y otra vez: el déficit público y la expansión monetaria. Ambas, por cierto, conocidas impulsoras de los precios del oro y la plata, que consolidan aún más su posición de refugio financiero. Eso explica su gran salto del 6 de noviembre, con el que por supuesto, no le estaban aplaudiendo al presidente.

Y es que no hay duda de que Obama seguirá el mismo camino de sus primeros cuatro años, pues él y sus teóricos keynesianos, están convencidos de una falacia: más gasto y deuda son benéficos pues “estimulan” la economía y alientan la “recuperación”. Justo por eso es que no habrá ningún precipicio fiscal (fiscal cliff, en inglés, que consiste en amplios recortes presupuestales y alzas impositivas a partir de la llegada de 2013). Seguirán derrochando.

Pero, ¿puede una crisis provocada por gasto, consumo y crédito excesivos, solucionarse con más de lo mismo? La respuesta, es obvia.

No obstante, del otro lado el presidente de la Reserva Federal estadounidense, Ben Bernanke, será el encargado de reforzar el trabajo gubernamental con más rondas de inyección de liquidez, conocidas como “flexibilizaciones cuantitativas” (QE, en Inglés).

Por ello, en cuestión de semanas seremos testigos del acuerdo que hará a un lado el citado precipicio fiscal, bajo el pretexto perfecto de evitar una nueva recesión que, en el mejor de los casos, solo podrán posponer unos trimestres más.

Asimismo, ese acuerdo que garantizará la perpetuación del déficit público, llegará de la mano de una actualización de la fase “QE3” que, al concluir la denominada Operación Twist (consistente en la venta de bonos de corto plazo para cambiarlos por otros con vencimientos más lejanos), dará paso ahora a la adquisición no esterilizada de bonos del Tesoro estadounidense.

Dicho de otro modo, tendremos un QE3recargado, más impresión monetaria acelerada y sin límite determinado, que rondaría los 85 mil millones de dólares mensuales.

La historia se cansa de enseñarnos en incontables ocasiones, cómo cada vez que se ha recurrido a esta letal herramienta, el efecto solo puede ser la elevación de los precios de los activos tangibles, como las materias primas, que algún día tendrán también su propia burbuja. Crear divisas, no es sinónimo de crear riqueza.

En suma, toda tensión y volatilidad que se genere en los próximos días en los mercados, atribuidas a supuestas complicaciones en el proceso de negociación entre republicanos y demócratas, es puro ruido. Los índices bursátiles podrían ponerse nerviosos en la coyuntura, pero de nuevo, como en el caso de las elecciones, ya conocen el resultado desde antes.

En cierto sentido, el acuerdo que se alcanzará en Washington será similar al que esta semana se logró con Grecia: más promesas de que en el futuro habrán de solucionar, lo que antes también ya habían prometido pero no cumplieron. Ese perverso arte de los políticos, consistente en posponer las soluciones para después, pero anunciándolo al público como si hubiesen arreglado los problemas de fondo.

Es así que la dupla de metales preciosos, se prepara de forma silenciosa pero firme, para una nueva racha alcista que comenzará muy pronto, y se prologará en 2013. Todo ello, razón suficiente para recordar a inversionistas y bancos centrales, que no es buena idea desprenderse de sus metales físicos sino reforzar sus reservas, pues mañana, las necesitarán más que nunca.

Análisis de expertos semanalmente

y reporte especial gratis

Evitar 6 estafas de oro y plata

Suscríbase Ahora



La información, opiniones y datos financieros presentados aquí son para propósitos educacionales únicamente. No son ningún tipo de consejos financieros. No se garantiza la precisión de la información presentada aquí. Día a día se presentan diferentes situaciones. Cada inversionista debe hacer su propia investigación para definir qué es lo mejor para ellos.
Usted debe asumir la responsabilidad y riesgos por todas las decisiones que usted tome, basándose en ésta información.OroPlata.com no da ningún tipo de garantías, explícitas ó implícitas, sobre la precisión de la información ó los resultados obtenidos usando ésta información. Aquéllos que tomen decisiones de inversión basándose en la información presentada, deberán hacerlo sabiendo que pueden experimentar pérdidas importantes. En ninguno de estos casos OroPlata será responsable, directo ó indirecto, de los daños que resulten por el uso de esta información.